Estás aquí:
Laurel Aromáticas Huerto Jardín 

Laurel

Laurus nobilis. Laurel común. Laurel salsero.

Familia: Lauráceas.

Árbol de 2 a 6 metros, glabro, perenne y con ramas erguidas. Sus hojas son puntiagudas, ligeramente onduladas, de color verde oscuro y muy aromáticas. Sus flores, que aparecen entre marzo y mayo, se agrupan en la axila de las hojas y son pequeñas y de color amarillo. Sus frutos son bayas ovoides de color azul oscuro y del tamaño de un guisante.

Es la única especie de laurel que no es tóxico y es importante no confundirlo con el laurel cerezo o laurel de jardín. Se diferencia del resto, por su intenso aroma. No soporta las corrientes de aire ni las temperaturas demasiado bajas. Se puede cultivar en maceta grande, donde puede llegar a alcanzar los 2 m de altura, y en invierno resguardarlo del frio y el viento. En Roma y Grecia antiguas, el laurel era un símbolo de gloria para los soldados, atletas, sabios y poetas.

Suelos: Ligeros, relativamente secos, bien drenados, con pH entre 6 a 7, en sitio soleado o semisombra.

Origen: Mediterráneo y Asia Menor (orillas del Mar Negro).

Habitat: Cuenca mediterránea hasta los 1200 metros de altitud.

Siembra: Lo más aconsejable es la multiplicación por esquejes o acodos, tanto de raíz como de tallos, aunque tarda entre 3 a 9 meses en enraizar. Se protegen del frio y del sol directo y se riegan moderadamente cada día, espaciando su plantación a metro veinte una de otra. También se puede multiplicar por semillas en otoño, pero es muy lenta. Si el invierno es muy frio se protege su base con mantillo o paja. En abril-mayo se puede podar para dar forma.

Conservación: Sus hojas se recolectan en verano, se secan a la sombra, en lugar fresco, a menos de 35ºC, conservando así su color y disminuyendo el amargor de la hoja fresca. Luego se guardan en recipientes herméticos y opacos.

Propiedades medicinales: Estimulante, sedante, antiséptico, digestivo, diurético, carminativo, expectorante, sudorífico y colagogo. Se usa para la fatiga, la astenia y la digestión. Previene la gripe y enfermedades del aparato respiratorio. Con sus bayas, recolectadas en octubre, se hace un aceite esencial -mantequilla de laurel- que es bueno para aliviar dolores articulares, para esguinces y dolores reumáticos o artritis. También se usa contra la anorexia, indigestión y flatulencia.

Uso culinario: Sus hojas se utilizan para perfumar estofados, caldos, cocidos, adobos, guisos, potajes, escabeches, caza, legumbres, salsas, pepinillos y jamón. Un par de hojas basta para una comida de cuatro raciones.

Otras aromáticas que te pueden interesar:

AcederaAjedrea, Ajenjo, Ajo, Albahaca, Alcaparra, Alcaravea, Angélica, Anís, Apio Silvestre, Aquilea Milenrama, Artemisa, Arnica, Armuelle, Aspérula, Azafrán, Berro, Borraja, Cebollino, Cilantro, Comino, Eneldo, Estragón, Genciana, Hierba Limón, Hinojo, Hisopo, Lavanda, Melisa, Mentas, Orégano, Perejil, Perifollo, Rábano Picante, Romero, Rúcula, Salvia, Tomillo y otras más…

Te puede interesar

Escribir un comentario