Estás aquí:
Cebollino Aromáticas Huerto Jardín 

Cebollino

Allium schoenoprasum. Ajo morisco. Cebollín. Ciboulette. Cebollino francés.
Familia: Liliáceas.

Planta herbácea vivaz, glabra, de hasta 30 cm de altura, que se desarrolla a partir de bulbos. Sus hojas son cilíndricas y huecas. Florece entre mayo y junio con flores malvas. Se puede cultivar en maceta siempre que esté situada a pleno sol o semi sombra. Su aroma recuerda al puerro y a la cebolla. El cebollino vuelve a crecer todos los años y aumenta de tamaño, agotando el suelo por lo que conviene dividir las matas cada 3 años.

Suelos: Frescos, expuestos, ricos, bien drenados, ligeramente calizo, con pH entre 6 a 7, con riegos frecuentes en verano.

Origen: América del Norte, Europa y Asia.

Habitat: Crece espontáneamente en praderas, taludes y peñascos húmedos de montaña de hasta 2500 m.

Siembra: En otoño, o en primavera si el clima es muy frío, se hace la multiplicación por división de bulbillos de un bulbo. También se pueden sembrar directamente, obteniendo así ejemplares más vigorosos. Necesita riego regular, sino sus hojas amarillean, y abono con estiércol. Para favorecer el crecimiento de su bulbo es recomendable cortar las hojas a 4 cm del suelo. Si se la quiere para producción de hoja no hay que dejarla florecer y es mejor cortar los tallos con regularidad para asegurar una buena brotación.

Conservación: Sus hojas frescas se recogen en cualquier momento cortándolas con tijera y dejándoles 5 cm. Estas se pueden conservar en frio y también congelar, pero no se pueden secar. Sus flores se recogen inmediatamente después de la eclosión.

Propiedades medicinales: Posee propiedades antisépticas, calmantes, digestivas, estimulantes y aperitivas.

Usos: En el huerto y el jardín, es una planta muy decorativa y se asocia benéficamente con la zanahoria, tomate, rosales y viña, repeliendo plagas y enfermedades.

Uso culinario: El cebollino es una de las finas hierbas francesas. Su sabor y aroma es más suave y delicado que el de la cebolla. Se utiliza en ensaladas, pescados, potajes, tortillas, legumbres, salsas, quesos blancos, mayonesas, huevos, etc. Si se añade a sopas o guisos, debe hacerse al final de la cocción para no perder sus propiedades organolépticas. Sus flores para guarnición y decoración de platos, se pueden comer crudas o unirse a sus hojas en la preparación de las mantequillas y salsas.

Otras aromáticas que te pueden interesar:

AcederaAjedrea, Ajenjo, Ajo, Albahaca, Alcaparra, Alcaravea, Angélica, Anís, Apio Silvestre, Aquilea Milenrama, Artemisa, Arnica, Armuelle, Aspérula, Azafrán, Berro, Borraja, Cilantro, Comino, Eneldo, Estragón, Genciana, Hierba Limón, Hinojo, Hisopo, Laurel, Lavanda, Melisa, Mentas, Orégano, Perejil, Perifollo, Rábano Picante, Romero, Rúcula, Salvia, Tomillo y otras más…

Te puede interesar

Escribir un comentario