Estás aquí:
Apio silvestre Aromáticas Fichas aromáticas Huerto Jardín 

Apio silvestre

Levisticum officinale. Levístico, Apio de monte, Apio de montaña.

Familia: Umbelíferas.

Hierba vivaz elegante que llega a alcanzar los 2 m de altura, con gran capacidad para extenderse puede llegar a ser invasora. Es sensible al frío por lo que suele desaparecer en invierno y reaparecer en primavera. Su sabor es similar al apio de huerta. Tiene flores amarillas pequeñas que aparecen a mediados de verano y hojas grandes y triangulares que se dividen en 2 o 3 foliolos dentados.

Suelos: Húmedos, ricos y profundos en lugar soleado o de semisombra.

Origen: Sur de Europa.

Habitat: Ribera del Mediterráneo. Zonas húmedas y pastizales en altitudes de hasta 1000 m de altura. Cultivado por toda Europa y América.

Siembra: Propagar a partir de semillas sembradas in situ a finales del verano o reunir plantas que se hayan auto sembrado. También se pueden dividir sus raíces en otoño o principios de primavera, procurando que en todas las partes haya algún brote o yema. Hay que planificar su plantación ya que necesita metro y medio libre a su alrededor. Regar regularmente y cortar las flores para favorecer su follaje.

Conservación: Recoger las hojas antes de la floración o según necesidad. Lavar los tallos antes de almacenar y conservar en nevera hasta 1 semana. Sus semillas deben recolectarse colgando las umbelas de flores antes de su madurez.

Propiedades medicinales: Diurético, carminativo, aperitivo, digestivo, sedante y expectorante, eficaz contra la tos crónica y enfermedades de los bronquios, también es bueno contra la gastritis. Posee propiedades desodorantes y antisépticas.

Uso culinario: De sabor y olor fuerte, debe usarse con prudencia al igual que el apio común. Sus hojas y semillas secas y machacadas sirven para aromatizar sopas, ensaladas, salsas, guisos, y carnes, caldo de buey, platos dulces y salados, bebidas frías y hierbas para el te. Los brotes jóvenes y blancos y sus raíces crudas o cocidas se pueden comer en ensaladas. Sus tallos se pueden confitar como los de la angélica y sus semillas se pueden añadir a repostería. Sus raíces pueden rallarse, convertirse en polvo y luego utilizarse como pimienta.

Otras aromáticas que te pueden interesar:

AcederaAjedrea, Ajenjo, Ajo, Albahaca, Alcaparra, Alcaravea, Angélica, Anís, Aquilea Milenrama, Artemisa, Arnica, Armuelle, Aspérula, Azafrán, Berro, Borraja, Cebollino, Cilantro, Comino, Eneldo, Estragón, Genciana, Hierba Limón, Hinojo, Hisopo, Laurel, Lavanda, Melisa, Mentas, Orégano, Perejil, Perifollo, Rábano Picante, Romero, Rúcula, Salvia, Tomillo y otras más…

Te puede interesar

Escribir un comentario