Huerto Popular 

El huerto vertical

El huerto vertical es una solución ideal para espacios reducidos y, sobre todo, es una forma de aprovechar el espacio al máximo obteniendo los mejores resultados.

En un balcón, un patio, en un huerto de 1m2 y, en general, cuando no disponemos de suficiente lugar para que las plantas puedan expandirse en horizontal, un buen recurso es diseñar un huerto vertical, ya que  el vertical es ideal para espacios pequeños.

En el huerto vertical no sólo aprovechamos el espacio sino que, también, contamos con numerosas ventajas.

Ventajas de tener un huerto vertical

  • Las posturas físicas son más cómodas. Nuestro cuerpo lo agradecerá ya que no tendremos que hincar la rodilla en el suelo, estar agachados…  y casi todo lo podremos hacer de pié.
  • Los frutos no se malogran, no se pudren ni se embarran.
  • Los ratones y topos lo tienen más difícil. No es igual tener los frutos al ras del suelo que colgando.
  • Aportan un valor estético. Se puede aprovechar para ocultar lugares poco atractivos del jardín.
  • Funciona como separador. A modo de biombo puede ser útil para separar estancias o para crear una zona más privada.
  • Las plantas reciben más aire y luz.  Las plantas que se encuentran apoyadas en tutores verticales reciben más luz solar y se ventilan mejor evitando así ciertas plagas provocadas por el calor y la humedad.

 

Plantas para el huerto vertical

Te sorprendería conocer la cantidad de plantas hortícolas que no sólo se adaptan al huerto vertical sino que, además, agradecen ese tipo de estructura.

Hay plantas que se desarrollan mejor si pueden trepar sobre tutores verticales. Veamos algunos ejemplos:

  • Las judías verdes necesitan tutores como pueden ser unas cañas para que sus zarcillos puedan enroscarse mientras la planta continuará ascendiendo abrazada a su tutor.
  • Los guisantes necesitan un tutor vertical en forma de malla o red, aunque no tan alto como las judías, para poder aferrarse con sus zarcillos.
  • Los pepinos pueden extenderse directamente sobre el suelo pero, si cuentan con una malla o red para trepar, sus frutos al no tocar el suelo tendrán menos posibilidades de estropearse por exceso de humedad, por insectos o ratones que puedan comerlos.
  • Los tomates, los reyes del huerto, no conocen otra forma de salir adelante sino es con tutores verticales. Es una planta frondosa y de crecimiento rápido que si no tuviera tutores se quebraría y sus frutos se deteriorarían con facilidad. 

Si bien éstas son las especies que mejor se adaptan al crecimiento en vertical, casi todas las hortícolas se pueden cultivar exitosamente en un huerto de estas características. 

Materiales contenedores

Hay diversos contenedores que podemos utilizar para construir nuestro huerto vertical:

  • Botellas, latas y cualquier recipiente en desuso lo puedes reutilizar y reciclar.
  • Alforjas que podemos confeccionar nosotros mismos con la precaución de colocar poca tierra y plantas de poco crecimiento como lechugas, cogollos, canónigos, etc.
  • Macetas y jardineras se pueden apoyar en la pared a distintas alturas y, a la vez, realizar un diseño atractivo. 
  • Palets forrados por dentro con material impermeable puede contener un mix de aromáticas que nunca debe faltar en ningún huerto.
  • Celosías y enrejados son ideales para plantas trepadoras pero también para colgar macetas en ellas.

 

el huerto vertical

Asociación y Rotación de cultivos

Hay 2 cuestiones importantes para tener en cuenta a la hora de planificar nuestro huerto vertical: la asociación de cultivos y la rotación de cultivos. 

La asociación de cultivos se refiere a plantar en un mismo lugar distintas especies compatibles con el fin de obtener un mejor aprovechamiento del suelo.

Además, como no tenemos la posibilidad de dejar descansar la tierra entre temporadas de cultivo, deberemos realizar la rotación de cultivos adecuada para no agotar los nutrientes del suelo.

La rotación de cultivos se refiere a ir alternando plantas con necesidades nutritivas y características de desarrollo diferentes y, evitando así, la proliferación de parásitos relacionados con un mismo tipo de cultivo.

Si quieres informarte con más detalle sobre la Asociación y Rotación de Cultivos puedes leer un artículo que escribí hace algún tiempo: “ROTACIÓN DE CULTIVOS”.

El huerto vertical

¿Por qué un huerto vertical?

Lo primero y lo más lógico es pensar que la decisión está condicionada por la falta de espacio físico.

Pero, sobre todo, un huerto pequeño ya sea de 1 m2, un huerto vertical o simplemente un bancal o unas jardineras, es una forma de comenzar a cultivar nuestros propios alimentos sin agobiarnos demasiado en un principio. 

Es una forma de animarnos a comenzar con esta actividad tan gratificante.

En las grandes ciudades es una elección muy acertada para aprovechar hasta el más reducido rincón  y poder disponer así de unas plantas aromáticas para un guiso o de unos tomates cherrys que irán de la jardinera directamente a la ensalada.

Aunque no dispongamos de un gran espacio, siempre podremos cosechar unas hortalizas frescas y saludables si agudizamos el ingenio y la creatividad. 


Si te ha gustado este artículo, 
ayúdame comentándolo y compartiéndolo ¡Gracias!
Facebook  Twitter  Pinterest  Instagram  YouTube
¿Deseas recibir mis artículos por email? · Sí, quiero suscribirme a la Newsletter 

Te puede interesar

Escribir un comentario