Estás aquí:
El huerto en junio Huerto mes a mes 

El huerto en junio

Esta primavera ha llegado pisando fuerte y con este clima templado las plantas aceleran su crecimiento por eso no debe sorprendernos que ya comiencen a asomar los primeros y tempraneros calabacines.

 Cesta de productos recogidos del huerto: brócoli, cebolla, ajo, apio, hierbabuena, rabanitos, fresas, etc.

Ya llevamos unas semanas deleitándonos con las exquisitas fresas, también recogemos cebollas, acelgas, espinacas, rabanitos, brócoli, etc.

Pero la particularidad de este mes de junio es que no sólo recogemos y recolectamos sino que aún estamos a tiempo de sembrar y plantar casi cualquier hortaliza porque el clima lo permite y aún tenemos todo el verano por delante.

Planta de calabacín, en plena producción, con flores y frutos. Tiene 2 tipos de flores: machos y hembras.
Estas últimas son las que tienen el fruto.

A los ajos como así también a las cebollas, les quitamos las hojas que amarillean.

Como los ajos ya tienen buen tamaño, podemos elegir si los queremos para comerlos tiernos o esperar unas 3 semanas más para que engorden antes de ser cosechados.

En cuanto comience a hacer calor, nuestras plantas acelerarán su ritmo de crecimiento por lo que nos conviene hacer esas tareas que luego serán molestas de desarrollar bajo el sol abrasador, me refiero a ponerle tutores a los tomates, tutores o red a las judías, aclarar o separar aquellas plantas que hayan crecido demasiado juntas por ser sembradas desde semillas, quitarle tierra de encima a las cebollas y voltearlas de lado para que engorden dejándole que su único contacto con la tierra sea su raíz.

El huerto empieza a producir en abundancia como así también se desarrollan con rapidez las malas hierbas que hay que mantener a raya.

Para evitar que algunas plantas tiendan a florecer como las lechugas, rábanos, espinacas, acelgas, apio, remolacha, etc. debemos cubrirlas intentando que permanezcan en semi sombra y que no les de el sol.

En cuanto a sembrar, plantar y transplantar ponemos aquellas hortalizas que recogeremos en otoño y en invierno: coliflor, repollo, brócoli, coles de Bruselas, cardo, etc.como así también otras como las judías, lechugas, cogollos, acelgas, espinacas, zanahorias, etc. Para más precisión podemos consultar EL CALENDARIO LUNAR PARA EL HUERTO  y así sabremos qué nos conviene sembrar en luna menguante o creciente.

Resumiendo, en luna creciente sembramos calabacines y judías; y en luna menguante, acelga, achicoria, espinaca, endibia, apio, berza, brócoli, coles de Bruselas, coliflor, repollo, patata, puerro, remolacha, zanahoria, …. vamos.. de todo, una buena variedad de hortalizas !!!

En cuanto al riego, si aún no hemos puesto sistema de riego mejor ponerlo ahora antes de que el calor apriete y nos obligue a tener que acudir a diario a regarlo. Si no queremos poner sistema de riego tenemos que tener en cuenta de regar en las horas frescas ya sea por la mañana temprano o bien al atardecer e intentar no mojar las hojas, frutos y flores de las plantas para así evitar enfermedades ya que el calor y la humedad son enemigos de la salud de nuestras plantas.

 

 Rabanitos o rábanos, recogidos del huerto.

Y… ¿qué hacemos con los comensales de nuestro huerto? Me refiero a caracoles, hormigas, pájaros y por qué no también topos y ratones? Bueno, no tengo una respuesta eficiente para ello, creo que tienen tanto o más derecho que nosotros de estar allí, no los voy a matar y menos aún con productos que sean tóxicos para la tierra y las plantas pero lo que sí puedo hacer es ahuyentarlos. A los caracoles cogiéndolos uno por uno, metiéndolos en un bote y soltarlos en un sitio yeco, no cultivado, abandonado. Algunos hortelanos le ponen trampas de vasos llenos de cerveza enterrados al ras de la tierra. Los pájaros los podemos ahuyentar con elementos colgados que se muevan con el viento como cds, botellas vacías de plástico, molinillos de viento, etc. Las hormigas entreteniéndolas con granos de arroz o inundando de agua su hormiguero para que lo formen en otro sitio. Y en cuanto a topos y ratones dicen que no soportan las vibraciones por lo que les podrían valer los mismos elementos con los que ahuyentamos los pájaros y también con aparatos de ultrasonido o sembrando dientes de ajo dispersos por todo el huerto ya que no lo soportan al igual que les sucede con las grosellas negras. Hay que tener en cuenta que el ajo además de aprovecharlo como hortaliza, es un muy buen fungicida e insecticida polivalente.

En mi caso, de momento, lo que más daño le hace a mi huerto son los caracoles, pero si hago un balance entre lo que cosecho y lo que pierdo por esta plaga, salgo beneficiada con creces, por lo que no me he preocupado demasiado por ahuyentarlos o cogerlos. También podemos pensar en tener alguna mascota en nuestro huerto que sea enemigo natural de las babosas y caracoles. Los pájaros, erizos y sapos se alimentan de ellos.

Y ahora a esperar que nuestro huerto empiece a producir todo a la vez, siendo los calabacines y los pepinos los más productivos. Pensemos en hacer nuevos amigos, acordarnos de nuestra familia y vecinos regalando los excedentes o bien en hacer conservas de todo aquello que nos supere en producción ya que no es recomendable dejar frutos en la planta para que maduren más de la cuenta, ya sea por super producción o bien para que maduren sus semillas ya que éstos frutos le quitan recursos a la planta y a su próxima cosecha.

 

Planta de brócoli con su fruto a punto para ser  recolectado.
Si te ha gustado este artículo,
te invito a seguir los artículos del blog suscribiéndote a la Newsletter.
Participa en las redes sociales de Portal Jardín:
Facebook  Twitter  Google+  Pinterest  Instagram  YouTube
También puedes ayudarme compartiendo este artículo. ¡Gracias!

Te puede interesar

Escribir un comentario