Estás aquí:
Un día en el huerto al final del otoño Huerto 

Un día en el huerto al final del otoño

Pasar un día en el huerto al final del otoño depende, en gran parte, del clima. Los días son más cortos y hay un sin fin de actividades para realizar.

Así, nos encontramos a las 6 de la tarde con la puesta del sol.

Ya no nos queda más remedio que recoger nuestras herramientas y marcharnos a casa con la mitad de la tarea sin realizar.

 

Tareas para pasar un día en el huerto

Y hoy no toca sembrar ni recolectar. Hay un sin fin de actividades que, aunque nos gusten menos, también debemos hacer.

A veces toca quitar malas hierbas, otras veces juntar caracoles y ponerles trampas, otras arar la tierra, cavar, remover, romper terrones y quitar pedruscos. También nos puede tocar desenterrar cebollas, aporcar puerros, preparar un bancal, proteger los cultivos del frío, hacer esquejes, realizar un aclareo entre plantas, esparcir un acolchado o un sustrato, podar y un sin fin de actividades.

Son tantas las tareas que hay que hacer en un huerto o en un jardín que es, justamente en esta época de baja actividad, cuando podemos aprovechar para hacer aquellas actividades que vamos postergando. Esas que vamos relegando ya que siempre tenemos otras cosas más prioritarias que nos van surgiendo.

Y, esta vez, ya tenía planeado de antemano en qué iba a emplear las dos horitas de luz natural de las que disponía para pasar un día en el huerto.

Algunas tareas del huerto de otoño

  • Remover, airear y mejorar el compost.
  • Quitar las estructuras  que tenía montadas para los caparrones. 

Podría haberlas quitado anteriormente pero como aún tenía muchas vainas sin alcanzar su punto estuve postergando esa decisión. Además, con el frío a los frutos les cuesta mucho madurar. Luego de recoger las vainas, toca en casita ir desgranándolas para preparar unas buenas alubias.

un día en el huerto al final del otoño
Los caparrones recolectados de tres variedades distintas. Algunos de ellos sin haber llegado a madurar.

 

  • Arrancar las plantas secas de albahaca que le hicieron tan buena compañía a los tomates durante la temporada estival. Pero antes de quitar estas plantas secas hay que guardar las semillas para sembrarlas en primavera.  Aún tengo semillas de albahaca de la temporada anterior pero siempre es mejor tener semillas frescas de la última temporada.

 

Un día en el huerto

Un día en el huerto al final del otoño
La planta de albahaca ya seca se arranca y se guardan las semillas.
  • Guardar semillas de Estevia que, después de florecer la pobre planta, se ha quedado débil y triste. Como la estevia es una planta de clima tropical, no sobrevive a nuestro duro invierno si no la protegemos. Así que guardaré las semillas para sembrarlas dentro de tres meses. Aunque es recomendable hacer su reproducción por esquejes en primavera-verano.

un día en el huerto al final del otoño
La planta de Estevia o Stevia con sus flores y semillas.
  • Quitar malas hierbas que aunque hace frío siguen creciendo igual. Será por eso el dicho: “mala hierba nunca muere”.

 

  •  Y sacar muchas fotos para poder mostrar con imágenes lo que cuento con palabras 😉

 


Si te ha sido útil este artículo, ayúdame comentándolo y compartiéndolo ¡Gracias!
Facebook  Twitter  Google+  Pinterest  Instagram  YouTube
¿Deseas recibir los artículos por email? · Sí, quiero suscribirme a la Newsletter 

Te puede interesar

Escribir un comentario