Estás aquí:

Cuidados básicos de las rosas

Cuidados básicos de las rosas

Cuidados básicos de las rosas

Las rosas son las flores más populares en los jardines. Esto se debe a su aspecto, usos y su adaptación a diversos ambientes de todo el mundo. También se integran perfectamente en entornos artificiales o naturales, jardines, parques, patios y zonas verdes. Es una planta decorativa, aromática y no resultan caros sus cuidados.

Hay muchísimas variedades de rosas aunque su clasificación general se divide en tres: botánicas, antiguas y modernas. En general, hay trepadoras y no trepadoras, cubresuelos, reflorecientes y no reflorecientes.

Cuidados básicos de las rosas

La compra

Lo primero es dejarnos asesorar en un vivero por un jardinero. Luego, elegir la variedad de rosas apropiadas para nuestra zona y clima. Y por último, buscar aquellas que sean resistentes a plagas y enfermedades.

Los ejemplares comprados en macetas se pueden comprar en cualquier mes del año.

La forma más económica de comprar un rosal es a raíz desnuda. Se llama sí porque sólo viene la raíz sin tierra y un poco de tallo sin hojas. Los tallos tienen que estar muy verdes y evitar aquellos rosales que tienen muchos tallos oscuros. Si tiene tallos oscuros los cortamos para que no se propague por el resto de la planta. Estos ejemplares a raíz desnuda hay que plantarlos inmediatamente para que no se sequen sus raíces.

Las raíces las sumergimos en agua tibia para acondicionarlas antes de su transplante.

El follaje debe ser de color verde y estar sano, con muchos capullos pero no con muchas flores abiertas. Una vez florecidas las rosas, hay que cortarlas por debajo de la quinta hoja para que más adelante vuelvan a salir otras rosas en esos tallos.

Su ubicación

Rosas Portal Jardín

El rosal necesitará sol, buen drenaje y buena circulación de aire para evitar enfermedades.

El sol y la intensa iluminación favorecerá una abundante floración y un follaje vigoroso.

Lo mejor es que le de el sol por las tardes. Además, hay que tener en cuenta que necesitan bastante espacio.

Si tiene exceso de sol y calor se le caerán las hojas, los capullos y las flores.

En cambio si el problema es el frío, desarrollará muchos chupones sin flores.

El suelo

Les gusta el suelo ácido de 5,5 a 6,5 pH. Para saber cuál es el pH de nuestro suelo podemos usar un test de suelo comprado en una tienda de jardinería. Para bajar el nivel de acidez usamos lima, para subir la acidez sulfuro.

Rosas Portal Jardín

Cuanto más arenoso sea el suelo más facilitará el drenaje. En cambio, cuanto más arcilloso, más pesado será. En este caso, nos conviene mezclarlo con un poco de arena o turba.

La falta de hierro en el suelo produce hojas de color verde pálido o amarillento.

En cuanto al abono, las rosas necesitan nitrógeno, potasio, hierro y fósforo. Prefieren suelos ligeramente ácidos por lo que se aconseja abonar con harina de alfalfa, harina de semillas de algodón, harina de sangre y guano de murciélago, estiércol de vaca o bien con los abonos comerciales especiales para rosales.

Si el suelo es arcilloso bastará con aplicar abono una vez al año en cambio si es arenoso convendrá aplicar con mayor frecuencia.

La época ideal para aplicar el abono es en febrero y marzo (invierno en el hemisferio norte)  ya que favorecerá el crecimiento y además la planta absorberá mejor los nutrientes al empezar a subir la temperatura en esta estación.

El riego

El suelo tiene que drenar bien el agua, que no se encharque pero que tenga suficiente humedad, manteniendo esta humedad de forma constante y evitando cambios bruscos entre sequedad y exceso de humedad.

Rosas Portal Jardín

El riego dependerá del tipo de rosal, el clima y el suelo. Pero una regla es para todos los casos: ni seco ni encharcado.

Un suelo encharcado matará el rosal y si es demasiado seco causará estrés en las plantas y las hará más susceptibles a plagas y enfermedades.

A los rosales no podemos regarlos sólo por encima porque se marchitarían. Conviene regar sin mojar las hojas para así evitar enfermedades causadas por hongos.

Un buen sistema es el riego por goteo o bien directamente en su base. Mejor si lo hacemos por la mañana o a última hora de la tarde.

El acolchado

Rosas Portal Jardín

Las rosas estarán frescas y cómodas en verano con una capa de 7 cm de acolchado que evitará que el agua se evapore, además cuando se descomponga se convertirá en abono y servirá de alimento para los rosales.

Actuará también como un manto protector manteniendo el suelo a temperatura constante, dificultando el crecimiento de malas hierbas, evitando que el agua se evapore y encima de él podemos poner repelentes para roedores, cáscara de naranja para ahuyentar a los gatos, piel triturada de 2 limones para las serpientes, pimienta picante para ahuyentar perros y gatos y ajo machacado como repelente natural contra los insectos.

Este acolchado lo podemos hacer con hojas secas de pino o de cualquier otro árbol, paja, cortezas de troncos de árboles, trozos pequeños de madera, etc.

 

Rosas Portal Jardín

Los amigos

Así como hay plagas que devoran nuestras flores, también hay insectos útiles que son enemigos naturales de esas plagas.

Antes de tomar cualquier medida para ahuyentar o eliminar insectos debemos tener en cuenta que no haya ninguno de estos aliados de nuestras rosas como las mariquitas, crisopas, moscas sírfidas y escarabajos soldados naranja con negro porque eliminaríamos más fácilmente a éstos que a las plagas.

Rosas Portal Jardín


Las plagas

Pulgones, oídio, mancha negra y roya son los enemigos más comunes de nuestras rosas.

Rosas Portal Jardín

– Pulgones: insectos chupadores de la savia de las plantas que suelen alojarse en los brotes tiernos y en los capullos. Pueden aparecer por exceso de abono. Un efecto secundario que provocan es moho porque estos insectos dejan residuos azucarados sobre la planta favoreciendo la formación de hongos negruzcos. Podemos quitar los pulgones con agua y podando las partes dañadas de las plantas.

– Manchas negras: Suelen aparecer por exceso de humedad formando manchas negras circulares en hojas y tallos. Sobreviven al invierno y se propagan por salpicaduras de agua al regar.
Se controla podando las partes afectadas, aumentando la circulación de aire, poniendo acolchado para evitar salpicaduras, reduciendo la humedad y sobre todo plantando variedades resistentes como la Rugosa y Polyantha. Se utiliza cobre como tratamiento preventivo.

– Oídio: Polvo gris o blanco, tipo ceniza, que se deposita sobre la superficie de las hojas, los brotes tiernos y capullos. Suele aparecer en primavera y si no se controla persiste todo el verano. Al igual que la mancha negra, sobreviven al invierno. Es necesario quitar las partes afectadas, no abonar ni podar en exceso, regular la humedad, no salpicar hojas y tallos al regar e intentar plantar variedades resistentes. Se combate con azufre y fungicidas.

– Roya: Manchas amarillas y anaranjadas que comienzan en la parte inferior y luego pasan a la superior de las hojas. Al igual que el oidio y la mancha negra, se produce por humedad por lo que hay que tomar las mismas precauciones. No mojar la planta al regar, poner acolchado para no propagar las esporas que han quedado en el suelo y quitar las partes afectadas.

La roya, el oídio y la mancha negra tienen en común:

Rosas Portal Jardín

La humedad es la principal causa de su aparición. Hay que regar sin mojar los tallos y hojas de la planta y mejor aún si ponemos sistema de riego por goteo.

Las tres sobreviven al invierno por lo que hay que retirar y eliminar las partes afectadas y el acolchado para evitar contagios.

Y en los 3 casos es conveniente plantar variedades resistentes a estas enfermedades.

En otoño…

A nuestras rosas las tenemos que cuidar todo el año, pero especialmente en otoño pues los tenemos que preparar para soportar los días fríos que vendrán y puedan así estar saludables y llenos de energía cuando comience la próxima primavera siendo que no es necesario comprar nuevas plantas todos los años ya que si los cuidamos bien nos durarán muchísimo tiempo.

En verano…

No es aconsejable aplicar fertilizantes después de mediados de agosto, durante o después del verano, porque se estimularía el crecimiento de la planta y cuando llegaran los primeros días fríos se relentizaría por lo que sería un gasto inútil.

La poda

rosas8_Portal_jardinOtoño es buena época para podar. Como sucede con la mayoría de las plantas, la poda suele hacerse en la estación del año de reposo vegetativo o de poca actividad que es cuando el crecimiento se detiene.

El motivo por el que se poda es para mantener saludable a la planta, quitar las ramas secas, enfermas o deformadas, reducir el tamaño de la planta, fortalecerla y también para darle una forma bonita. Se puede hacer en cualquier momento del año aunque es más favorable podar en primavera y otoño siendo el mes óptimo marzo, cuando ya han pasado las heladas más fuertes.

Se poda más intensamente en invierno y más ligero en verano ya que en la estación estival hay más plagas que podrían aprovecharse de las heridas de los cortes producidas por la poda y atacar a los nuevos brotes tiernos.

Los rosales trepadores también hay que podarlos pero de forma más ligera. Es aconsejable no quitar tallos muy largos pero sí aquellos que se cruzan o rozan.

Aquellos rosales que florecen sólo una vez en primavera deben podarse una vez que ya hayan florecido.

El método para podar un rosal consiste en cortar por encima del nudo más bajo y si hubiese tallos que se cruzaran o rozaran habría que sacrificar uno de esos tallos entero. El corte tiene que ser limpio y oblicuo para que el agua escurra y no se produzca podredumbre.

Terminada la poda se aplica cicatrizante que puede ser cualquier tipo de pintura o barniz para sellar el corte y que nuestro rosal no quede expuesto a ser atacado por hongos o insectos.

rosas9_Portal_jardin


Los chupones

Como sucede con los tomates, algunas variedades de rosales tienden a desarrollar chupones. Los chupones son brotes en la base de la planta que se convierten en tallos. Estos chupones hay que eliminarlos por estética, para evitar aglomeración de ramas bajas en la base o porque son brotes del portainjerto.

Flores marchitas

Hay que eliminar las flores cuando acaba la floración para estimular el nuevo crecimiento. Es así como evitamos la aparición de hongos en esas flores. Las flores se quitan cortando el tallo por encima de una yema que apunte hacia el exterior de la planta. Los chupones

Rosas Portal Jardín

Protección contra el frío

Si la temperatura baja de los cero grados hay que envolverlos o encapucharlos para protegerlos. Ponerles acolchado es otra buena opción, para que los cambios drásticos de temperatura no les afecten.

El acolchado puede estar formado por hojas secas, agujas de pino o corteza vieja. Las ventajas son numerosas: suelo más fresco en verano, mantiene la humedad y evita la deshidratación, reducción de los cambios bruscos de temperatura y bloqueo del crecimiento de malas hierbas.

Una forma de encapucharlos puede ser con contenedores que no sean de plástico, preferiblemente de color blanco y que dejen pasar el aire para que el rosal respire. Si es necesario podaremos los rosales para que quepan dentro de esos contenedores. Juntamos las ramas altas y las atamos con una tira de media de nylon para que el rosal no se mueva. Luego ponemos sustrato alrededor de la planta. A continuación, la cubrimos con acolchado que puede ser de hojas secas. Estas hojas las colocamos entre las ramas y tapamos el rosal con el contenedor. Por último, hacemos 4 agujeros al contenedor para que la planta respire.

Reproducción

Rosas Portal JardínEn noviembre es buen momento para plantarlos y reproducirlos. Se pueden hacer injertos sobre el cuello de las raíces o reproducir por estacas las ramas leñosas. Si hemos hecho acodos, en primavera, ahora es el momento de cortarlos. Y es ahora también, cuando extraemos las semillas de las bayas de los escaramujos para poder reproducir nuestro rosal.

El esqueje: Es el más fácil y apropiado para esta planta. Se realiza al final del verano. Consiste en cortar un segmento de una rama que incluya 2 nudos o bien que incluya la punta o ápice de la rama. Es mejor elegir tallos leñosos de color amarronados y de grosor medio. Antes de introducirlos en la tierra le quitaremos las hojitas que tenga en su base para evitar podredumbre.

El acodo: Sólo se puede realizar con ejemplares de ramas largas y flexibles. El procedimiento consiste en enterrar parte de una rama sin separarla de la planta. Se realiza en primavera cuando la planta está en plena actividad vegetativa.

Aproximadamente al mes se forman raíces en la rama que está enterrada y surgen nuevos brotes. Ya podemos cortar la rama y formar un nuevo rosal.

Por lo tanto podemos resumir diciendo que el otoño es época de poda, protección y reproducción de nuestros rosales.

Plantación

Noviembre y diciembre, justo después de la caída de sus hojas, son los meses óptimos para plantar un rosal a raíz desnuda. Debido al frío la planta está en un período de poca actividad y es menos sensible a la manipulación de sus raíces. También se puede plantar después de las heladas y antes de la primavera pero retrasaríamos su crecimiento.

En cambio si es en maceta o cepellón, puede plantarse preferiblemente en primavera o en cualquier época del año.

Preparando la tierra

Para preparar la tierra se cava un hoyo de 50 cm de diámetro x 50 cm de profundidad. Ponemos en el fondo del hoyo una capa de piedras pequeñas o gravilla para facilitar el drenaje del agua. Sus raíces no soportan el encharcamiento. Por encima de las piedritas pondremos abono de procedencia animal, cáscaras de huevo para aportar calcio, plátano o patata para el potasio. Y mejor aún si añadimos 1 cucharada de azúcar y cualquier elemento que alimente el suelo y el rosal. Luego agregamos turba, colocamos el rosal encima y regamos copiosamente para unir la tierra de la raíz con la del nuevo sitio. Volvemos a aplicar turba que suavemente con las manos acomodándola alrededor del tallo del rosal.

Rosas Portal JardínLa corona de la raíz (donde se unen raíces y tronco) tiene que quedar a ras del suelo. En cambio, si fuese un porta-injerto debería estar a 5 cm por encima del suelo.

Cubrimos con acolchado para ayudar a conservar la humedad. También para mantener las malezas bajo control, mejorar la estructura del suelo y mantener frescas las raíces durante el verano.

Si vamos a plantar más de un rosal tendremos que respetar las distancias entre ellos. Lo ideal sería 50 cm entre los rosales de mata, 80 cm entre los arbustivos, 1 a 2 metros para los arbolillos y metro y medio para los sarmentosos y trepadores.

Fertilizante casero para nuestras rosas

A continuación, hacemos un fertilizante casero para enriquecer el suelo y alimentar a nuestras rosas. Este está compuesto por: 2 litros de agua, 1 cucharada de té, 1 cucharada de detergente ecológico para lavavajillas que servirá para suavizar la tierra, 1 cucharada de whisky que activará las enzimas y 1 cucharada de fertilizante líquido con vitamina B1. Aplicamos 1 taza de este producto y el resto lo guardamos para utilizarlo dentro de un mes.

Parques y jardines para visitar en España:

  • Parque del Oeste. Madrid.
  • Parque del Buen Retiro. Madrid.
  • Jardines del Real. Valencia.
  • Parque de Cervantes. Barcelona.
  • Jardines del Generalife. Granada.

 

Rosas Portal Jardín

Ver también herramientas para el cuidado de las rosas

 

Si te ha gustado este artículo,
te invito a seguir los artículos del blog suscribiéndote a la Newsletter.
Participa en las redes sociales de Portal Jardín:
Facebook  Twitter  Google+  Pinterest  Instagram  YouTube
También puedes ayudarme compartiendo este artículo. ¡Gracias!

4 thoughts on “Cuidados básicos de las rosas

  1. sandra

    Muy buen artículo, completísimo, muchas gracias!! saludos.

    1. Portal Jardin

      Gracias a ti, Sandra. Me alegra que te haya gustado. Saludos!

  2. Rosa M.

    El articulo esta muy bien. Pero mi pregunta es la siguiente: porque hay rosales que no les salen capullos para florecer? Solamente hojas

    1. Portal Jardin

      Hola Rosa, pueden ser tantas las causas pero en general cualquier planta, no sólo el rosal, para echar flores necesita mucha energía y por lo tanto buena salud. En particular para el rosal hay que seguir ciertos procesos todos los años: podarlos en otoño-invierno y si la zona donde vives es muy fría ponerles un buen acolchado de cortezas para proteger las raíces. También un buen abonado con estiércol. Y en primavera-verano vigilar que no tengan hongos y pulgones. Esos serían los cuidados básicos. Suerte! ya me contarás.

Escribir un comentario