Estás aquí:
Los cuidados de las rosas en otoño Consejos Jardín 

Los cuidados de las rosas en otoño

Las rosas son las flores más populares de los jardines debido a su aspecto, usos, su aroma y adaptación a diversos ambientes porque se pueden plantar en cualquier parte del mundo, en ambientes artificiales o naturales, jardines, parques, patios y zonas verdes. Es una planta decorativa, aromática y sus cuidados no son excesivamente caros.

Qué tendrá esta flor que tiene un perfume que enamora a las mujeres,
que se puede asemejar al almizcle, al limón, a la miel, a frutos rojos …
y tocarla es acariciar el terciopelo …
La rosa es una flor, que se ha hecho tan popular, que se ha extendido por todo el mundo.
A nuestros rosales hay que cuidarlos todo el año, pero más especialmente en otoño pues los tenemos que preparar para soportar los días fríos de invierno.
La amplia gama de colores de las rosas va desde el blanco al amarillo, rosa, morado, anaranjado, etc.

 

Otoño es buena época para podar. La poda suele hacerse en la estación del año de reposo vegetativo o de poca actividad que es cuando el crecimiento se detiene. Aunque se puede
hacer en cualquier momento del año, es más favorable podar en
primavera y otoño siendo el mes óptimo marzo,
cuando ya han pasado las
heladas más fuertes.
Otoño y primavera son los mejores momentos para podar aunque es el mes de marzo el más recomendable.
El motivo por el que se poda es para mantener saludable a la planta, quitar las ramas secas, reducir el tamaño, fortalecerla y también para darle una forma agradable.Se suele podar más intensamente en invierno y de forma más ligera en verano pues en la estación estival hay más plagas que podrían aprovecharse de las heridas de los cortes producidas por la poda y atacar a los brotes tiernos.

Cuando se poda hay que realizar un corte limpio y oblicuo por encima del nudo más bajo del tallo.

 

El método para podar un rosal consiste en hacer un corte limpio por encima del nudo más bajo del tallo y si hubiese tallos que se cruzaran o rozaran habría que sacrificar uno de ellos entero. El corte tiene que ser limpio y oblicuo para que el agua escurra y no se produzca podredumbre.Terminada la poda se aplica cicatrizante que puede ser cualquier tipo de pintura o barniz.

 
 Los rosales son sensibles a las heladas producidas en el invierno.
Si las temperaturas bajan de cero grados, hay que encapucharlos para protegerlos de las heladas y también ponerles acolchado para que los cambios drásticos de temperatura no les afecten.
El acolchado puede estar formado por hojas secas, agujas de pino o corteza vieja.
Rosal que tiene sus raíces protegidas con un acolchado de corteza de pino.
 
Para protegerlos los podemos encapuchar con protectores, preferiblemente de color blanco, que dejen pasar algo de aire o sino les hacemos unos agujeros y, si es necesario, los podaremos para que entren, les ponemos acolchado y por último lo tapamos con el contenedor.
Noviembre es buen momento para plantarlos y reproducirlos, hacer injertos, reproducir por estacas las ramas leñosas o cortar los acodos hechos en primavera.
Las ramas leñosas son las que debemos seleccionar para reproducir los rosales por estacas.
También es en el mes de noviembre cuando extraemos las semillas de las bayas de los escaramujos para poder reproducir nuestro rosal.
 
Las bayas de los escaramujos están llenas de semillas para reproducir los rosales.
Resumiendo:
Otoño es la época de poda, protección y reproducción de nuestros rosales.
 
Si quieres saber más sobre las rosas y el cuidado de los rosales visita: http://www.portaljardin.com/rosas/
Si te ha gustado este artículo,
te invito a seguir los artículos del blog suscribiéndote a la Newsletter.
Participa en las redes sociales de Portal Jardín:
Facebook  Twitter  Google+  Pinterest  Instagram  YouTube
También puedes ayudarme compartiendo este artículo. ¡Gracias!

Te puede interesar

Escribir un comentario