Estás aquí:
El huerto en marzo Huerto mes a mes 

El huerto en marzo

 Empieza la actividad de sembrar y plantar las especies que vayamos a recoger en verano y en otoño.

Si nuestro clima es templado, ya en la primera quincena del mes podemos comenzar a sembrar. Si, por el contrario, nuestro clima no es tan benigno y hay posibilidades de que aún pueda helar por las noches y las mañanas, conviene entonces esperar a la segunda quincena del mes para hacer esa labor.

 Las habas que se sembraron a finales del verano ya tienen flores.
Una de las tareas a realizar es preparar los tubos de riego, ubicándolos en el sitio correcto, verificando que no haya fuga y, en definitiva, que estén en buenas condiciones o de lo contrario, reparar los daños.
Una vez que hayamos acabado con el sistema de riego, procedemos a proteger la tierra, los surcos y bancales cubriéndolos de paja, plástico, cortezas, etc. a la espera de la siembra o plantación.

Si durante el invierno hemos dedicado tiempo a desherbar mucho mejor, menos trabajo tendremos ahora, sino es ahora el momento de hacerlo, removemos la tierra para que se airee y se ablande en aquellos lugares donde no haya cultivos y retiramos las malas hierbas con la mano o la azada.

 Los guisantes ya tienen flores y pronto saldrán sus vainas.

Si hemos hecho túneles o mini invernaderos, ahora tenemos que estar más pendientes de levantar los plásticos para que cojan aire las plantas y que no se quemen con el sol más radiante que hay a partir de este mes. Algunas de estas protecciones ya se pueden quitar, sobre todo las que protegen a lechugas, cogollos, escarola, achicorias, etc. En cambio si la temperatura baja por la noche y madrugada debajo de los 10ºC entonces conviene seguir manteniendo las protecciones en aquellas plantas recientemente transplantadas y que aún no tienen vigor para afrontar esos fríos.

 Los ajos resisten muy bien las bajas temperaturas invernales y continúan creciendo.
Ya podemos sembrar achicoria, canónigos, cogollos, escarola, espinacas, lechugas, rabanitos, etc. También podemos consultar el “Calendario lunar para el jardín y el huerto” para sembrar estas hortalizas de acuerdo a la fase lunar que favorecerá la siembra de uno u otro cultivo.

Algunas hortalizas, como los tomates, pimientos y berenjenas, requieren estar aún protegidas del frío así que, de momento, no las transplantaremos.

 A la albahaca la tenemos que sembrar todos los años y transplantarla en abril.

La albahaca, que necesita ser sembrada todos los años, también es friolera y será protegida en túnel o sembrada en maceta para luego ser transplantada en abril.

Algunas hortalizas se sembrarán a voleo directamente en su sitio definitivo: espinacas, rábanos y zanahorias.

Sembramos achicoria, un ingrediente excelente para las ensaladas.

 

En hileras de surcos sembramos la achicoria, cogollos, escarola, lechugas, etc.
Dispuestos de a 3 ó 4 semillas por cada hoyo y  formando una hilera y a una distancia x un hoyo de otro: judías y pepinos.

Para la segunda quincena ya se pueden transplantar: acelgas, cebollas, endibias, escarolas, puerros, etc.

 En la segunda quincena de marzo transplantamos las cebollas.
A la hora de regar, conviene hacerlo a media mañana o media tarde y si fuera posible con agua templada. Y por supuesto, antes de transplantar o sembrar lo mejor es tener el sistema de riego ya colocado y verificado su correcto estado de funcionamiento.
En cuanto a árboles frutales, si aún no se ha acabado la poda, debe terminarse en la primera quincena del mes y además, se trabaja y abona la tierra que los rodea.

 

Si te ha gustado este artículo,
te invito a seguir los artículos del blog suscribiéndote a la Newsletter.
Participa en las redes sociales de Portal Jardín:
Facebook  Twitter  Google+  Pinterest  Instagram  YouTube
También puedes ayudarme compartiendo este artículo. ¡Gracias!

Te puede interesar

Escribir un comentario