Estás aquí:
El acebo: un arbusto ornamental lleno de simbolismo Jardín Popular 

El acebo: un arbusto ornamental lleno de simbolismo

El acebo (Ilex Aquifolium) también llamado cardón, grévol (catalán), gorostia (euskera), azevinho (gallego y portugués) es un arbusto o pequeño árbol perennifolio que puede alcanzar los 15 metros de altura.

Como muchos otros arbustos ornamentales, es una planta tóxica igual que el ricino, la adelfa, la lluvia de oro, el árbol de las trompetas, etc.

Debido a que en pleno invierno sus frutos son rojos brillantes y sus hojas verde oscuro, ofrece un contraste encantador cuando el resto de árboles y arbustos carecen de hojas. Ésto lo convierte en una planta muy apreciada en jardinería.

 

El Acebo Portal Jardín

 

El acebo: hojas, flores y frutos

Sus hojas son muy rígidas, lustrosas y pueden ser de borde liso a marcadamente espinosas. Entre la parte baja y alta de la copa de un mismo acebo, el borde de sus hojas puede variar desde el liso al dentado.

Sus flores, que son blancas y pequeñas, se pueden apreciar desde abril hasta julio.

Sus frutos, que aparecen en otoño, son muy llamativos de color rojo, miden casi 1 cm de diámetro y permanecen en el acebo durante todo el invierno.

La corteza de su tronco y de sus ramas más viejas es de color gris claro y lisa, en cambio, en las ramas jóvenes es verde.

Casi todos los acebos son unisexuales, requiriéndose para la obtención de frutos, la plantación conjunta de ejemplares masculinos y femeninos.

 

El Acebo Portal Jardín

 

Su hábitat

Crece silvestre desde los bosques del oeste de Europa hasta Alemania.

En la península ibérica, abunda en la mitad norte pero también se puede encontrar en la costa mediterránea, montes de Toledo, Cáceres, Sierra de Cazorla, oeste de Andalucía, en la Sierra Tramuntana de Mallorca, etc.

Habita en los bosques de haya, robles, quejigos y pinos. En la provincia de Cádiz, cohabita con alcornoques y pinsapos.

Urbanísticamente, es muy utilizado como arbusto decorativo en parques, rotondas y jardines.

Necesita un terreno húmedo y sombrío para desarrollarse favorablemente. Por eso, es frecuente encontrar el acebo en los bosques, matorrales sombríos y zonas montañosas y boscosas de hasta unos 1.500 metros de altura.

El acebo es un arbusto o árbol pequeño, de crecimiento lento y que se adapta mejor en climas fríos.

Se recomienda su exposición en sombra o semi sombra y en lugares donde se encuentre protegido del viento.

Los suelos, preferiblemente, deben ser ácidos, frescos, húmedos y sueltos.

 

Su madera

La madera del acebo es de buena calidad aunque dura, pesada y difícil de trabajar.

Tiene una textura fina y uniforme siendo muy apreciada por ebanistas y torneros.

Se suele teñir de negro para imitar al ébano en muebles de alta gama.

Además, la madera del acebo es excelente para utilizar como leña.

En jardinería, se utiliza como planta ornamental y, además, para setos y cerramientos ya que soporta bien las podas y recortes.

De la corteza se obtiene una goma que se usa para cazar pájaros. Puede ser por eso que se lo confunde habitualmente con el muérdago.

El muérdago produce liga y también se lo utiliza como ornamental en fechas navideñas. A pesar de ello, el muérdago es una planta parasitaria con la que no guarda ninguna semejanza.

 

El Acebo Portal Jardín

 

El acebo medicinal y tóxico

Sus hojas y bayas contienen teobromina, saponina y colorantes como la ilixantina y la rutina. Estas sustancias causan efectos purgantes y en dosis mayores producen vómitos y diarreas. Por desgracia, la ingestión de 10 a 20 bayas puede llegar a ser mortal.

Sus ramas cargadas de frutos rojos son muy utilizadas en la decoración navideña a pesar de que suponen un riesgo debido a que podrían ser ingeridas por niños y mascotas.

Por otro lado, sus hojas poseen propiedades antirreumáticas, aperitivas, antipiréticas, antidiarreicas y espasmolíticas.

Sus hojas se cuecen para tratar el reumatismo, la gota, inapetencia, diarrea, fiebre, gripe, atonía intestinal, etc.

Parece que antiguamente se usaban sus hojas como diurético y sus frutos tóxicos como purgante y vomitivo.

A pesar de su toxicidad, sus bayas constituyen una fuente de alimento para diversas aves y sus hojas duras son consumidas por grandes herbívoros.

 

El Acebo Portal Jardín

 

Simbolismo

En Domingo de Ramos, sus ramas son llevadas por los fieles a la iglesia para bendecirlas.

Pero es en Navidad su momento más popular ya que con él se realizan coronas, adornos y dibujos.

El acebo simboliza la continuidad de la vida en tiempo de hibernación.

 

El acebo está protegido

Este arbusto está protegido por ley en varias comunidades autónomas españolas por lo que habría que plantearse su uso indiscriminado como adorno navideño.

En Aragón, por ejemplo, cortar o arrancar un acebo del monte para utilizarlo como adorno navideño es un delito ecológico que conlleva una sanción administrativa y penal.

Así que ya sabes, si estás pensando en preparar un adorno navideño con hojas o bayas de acebo, ten en cuenta que está legalmente protegido y, además, que sus bayas pueden convertirse en un riesgo innecesario si están al alcance de niños o mascotas.

 


Bibliografía consultada:

  • La toxicidad de las plantas ornamentales. J. Ramón Gómez Fernández. Oikos-Tau.
  • Guía de árboles, arbustos y plantas de flor. Césa Pérez López. Mundi Prensa.
  • Árboles y arbustos de la Península Ibérica e Islas Baleares. Pablo Galán Cela, Roberto Gamarra Gamarra, Juan Ignacio García Viñas. Jaguar.

 

Si te ha sido útil este artículo, ayúdame comentándolo y compartiéndolo ¡Gracias!
Facebook  Twitter  Google+  Pinterest  Instagram  YouTube
¿Deseas recibir los artículos por email? · Sí, quiero suscribirme a la Newsletter 

Te puede interesar

Escribir un comentario