Estás aquí:

Diccionario

Diccionario

Aclareo: Consiste en eliminar tallos o aumentar el espacio entre plantas.

Acodo: Introducir en la tierra el vástago o tallo doblado de una planta sin separarlo del tronco o tallo principal para que eche raíces la parte enterrada y forme otra nueva planta. Una vez que crece la nueva planta, entonces se puede cortar el tallo que la conecta con la planta madre principal.

Acolchado: Cubierta de diferentes materiales (cortezas, hojarasca, etc.) que se extiende sobre la tierra para proteger a las plantas. Retiene el calor y la humedad, nutre la tierra y evita el crecimiento de malas hierbas.

Anuales: Plantas que cumplen todo su ciclo de vida (germinación, floración y producción de semillas) en el curso de un año (desde la primavera hasta el otoño).

Apisonar: Apretar la tierra alrededor de una planta recién transplantada para fijarla bien.

Aporcar: Remover la tierra para amontonarla en torno a los troncos o tallos de una planta.

Aquenio: Fruto indehiscente, seco, que contiene una sola semilla.

Aventar: Sembrar esparciendo las semillas en forma de abanico.

Bancal: Franja de terreno cultivada entre dos surcos.

Baya: Fruto carnoso que encierra las semillas.

Bienales: Plantas que cumplen todo su ciclo de vida (germinación, floración y producción de semillas) en un tiempo superior a un año e inferior a dos. Se siembran en verano, nacen en otoño y florecen entre primavera-otoño.

Bianuales: Plantas cuya vida vegetativa se cumple dos veces al año.

Bulbo: Organo subterráneo formado por un tallo corto con yema apical revestida de escamas.

Caducifolias: Plantas que durante el reposo invernal conservan tallos y raíces activos pero pierden las hojas.

Cajonera: Recipiente de madera cubierto con techo de cristal abatible..

Cama o lecho caliente: Es una forma de proteger a los cultivos del frio. Esta cama se construye con un cajón de madera cubierto con una tapa acristalada. Las semillas se colocan sobre una base de material orgánico en fermentación.

Cepellón: Pella de tierra que se deja adherida a las raíces de los vegetales para trasplantarlos. Es el conjunto de raíces y tierra por el que la planta queda enraizada.

Chupón: Brote que se desarrolla directamente desde el tallo y que no produce flores ni frutos.

Clorosis: Enfermedad de las plantas que consiste en la falta de crecimiento.

Cochinilla: Insecto perjudicial para las plantas.

Cogollo: Desarollo de una yema.

Colagogo: Dicho de una sustancia o de un medicamento que provoca la evacuación de la bilis.

Comprimir: Apretar la tierra tras una siembra para enterrar bien las semillas.

Corregir: El pH de la tierra. Con cal se eleva y con turba se disminuye.

Cultivo protegido: Otra forma de proteger los cultivos del frio, puede ser mediante túneles de PVC. Esto se hace con la finalidad de adelantar la siembra y/o prolongar la recogida en otoño-invierno.

Desmochar: Cortar la parte superior de los tallos de las plantas para estimular su crecimiento.

Despuntar: Seccionar o cortar la extremidad de una planta o retoño para obtener una mejor ramificación o reforzar el tallo.

Desyemado: Eliminar brotes inútiles.

Dioica: Plantas que poseen flores sólo masculinas o sólo femeninas.

División de matas: Dividir una mata en varias partes para multiplicar una planta vivaz.

Drenaje: Sistema que permite una circulación rápida del agua para que no se produzca encharcamiento.

Eczema: Afección cutánea caracterizada por vesículas rojizas y exudativas, que dan lugar a costras y escamas.

Emenagogo: Dicho de un remedio o sustancia que provoca la regla o evacuación menstrual de las mujeres.

Entresacar: Quitar algunas plantas sembradas demasiado juntas para así permitir el desarrollo de las otras y obtener una cosecha mejor.

Espontánea: Planta que crece sin cultivarse de forma natural o sin cuidados del hombre. Lo opuesto sería una planta cultivada.

Esquejes: Ramas leñosas que tienen suficientes yemas como para poder producir raíces y desarrollar una nueva planta.

Estolón: Rama larga que nace en la base del tallo y que es capaz de formar raíces.

Forzar: Provocar una alteración de crecimiento o de maduración con la ayuda de estiércol o de materiales de protección como las cubiertas o lienzos de cultivo.

Fungicida: Producto químico que se utiliza para la eliminación de hongos parásitos de las plantas.

Ginoico: Los pepinos que sólo tienen flores femeninas que fructifican.

Glabro: Planta u órgano desprovisto totalmente de pelo o vello.

Glauco: Órgano de color blanquecino o verde azulado.

Herbáceo: Que tiene aspecto de hierba, que no está lignificado. Por oposición: planta leñosa.

Híbrida: Planta obtenida del cruce artificial de otras dos plantas de diferentes variedades.

Injerto: Parte de una planta, con una o varias yemas, que se implanta sobre el tallo o raíz de otra planta con la finalidad de reproducir la especie o de adaptar el injerto a determinadas condiciones.

Macolla: Conjunto de tallos que nacen todos de la misma raíz.

Mantillo: Terreno originado por la descomposición orgánica y por lo tanto, rico en humus. De hojas: Está formado por hojas y es muy ligero. Universal: Compuesto por turba y arena de río.

Oblongo: Más largo que ancho, con los 2 extremos redondeados.

Perennes: Plantas de larga duración, capaces de renovarse espontaneamente. Pueden ser: vivaces, caducifolias, perennifolias.

Perennifolias: Conservan tallos y hojas activos en la época de reposo invernal.

pH: Potencial de hidrógeno. Grado de acidez o alcalinidad del suelo sobre una escala de 1 a 9. De 0 a 5 el suelo es ácido, por encima de 7 es alcalino y entre 6,5 y 7 neutral.

Oídio o mal blanco: Infección provocada por un hongo.

Raíz desnuda: Algunas plantas durmientes se venden con las raíces sueltas, sin tierra y envueltas en una bolsa de plástico o envoltorio de juncos. Estas hay que plantarlas al final del otoño o en invierno, cuando ya no tienen hojas.

Ramoneo: Llamado también despunte o poda verde, es la poda que se realiza cuando la planta está activa.

Rastreras: También llamadas tapizantes, son perennes, se arrastran y se propagan de forma espontánea.

Recalzar: Arrimar tierra alrededor del pie de las plantas o de los árboles.

Repicar: Suprimir parte del sistema radical de una planta para estimular su ramificación y favorecer las condiciones y éxito del transplante.

Rizomas: Tallos subterráneos alargados que renuevan anualmente hojas y flores.

Rotación: Técnica que consiste en plantar especies distintas, sucesivamente, en el mismo sitio.

Rotar: Conducir los cultivos respetando las rotaciones, para no volver a cultivar en el mismo lugar las mismas familias de hortalizas y así conservar la salud del suelo.

Rústicas: Plantas que soportan casi todos los climas, temperaturas extremas y no necesitan protección contra el frio y por lo tanto, son fáciles de cultivar.

Semillero: Recipiente donde se siembran las semillas que, una vez convertidas en plantas, han de transplantarse.

Siembra a voleo: Se mezclan las semillas pequeñas con arena seca para poder distribuirlas mejor.

Siembra en hoyo: Sembrar dos o tres semillas juntas en un hoyo.

Sistémico: Se dice de un producto que es absorbido por la planta y conducido por la savia para luchar contra enfermedades y plagas.

Sustrato: Tierra o terreno sobre el cual se desarrolla la planta.

Tormentoso: Plantas u órgano que está cubierto de pelos, entrelazados, blandos y dispuestos muy densamente.

Tortuoso: Tallo sinuoso y curvado en diferentes sentidos.

Tubérculo: Organo subterráneo en el que se acumulan sustancias de reserva.

Turba: Material vegetal formado por musgos descompuestos.

Vástagos: Tallos vigorosos que crecen cerca del cuello o raíz de la planta y que no tienen yemas de flor. Se suelen eliminar porque debilitan a la planta.

Vivaces: Plantas que tienen raíces perennes activas que renuevan todos los años la parte aérea de la planta y que pueden vivir varios años.

Vulnerario: Dicho de un remedio, de una medicina o de una sustancia que cura las llagas y heridas.

Escribir un comentario