Estás aquí:
Caléndula: protagonista de la cocina, la salud y el huerto. Flores Huerto Jardín Plantas medicinales 

Caléndula: protagonista de la cocina, la salud y el huerto.

La caléndula es una planta anual que después de florecer pierde su vitalidad y muere. Por eso es interesante conservar las semillas que nos dan sus flores para volver a sembrarla la siguiente primavera.

Cultivo de la caléndula

Le gusta el sol, soporta la semisombra, pero no le va bien el exceso de humedad y por ello necesita suelos bien drenados donde no se produzca encharcamiento.

Por el contrario, soporta bien condiciones extremas como las heladas y la sequía.

Para que se mantenga vigorosa el mayor tiempo posible es aconsejable cortar las flores marchitas.

Se siembra al inicio de la primavera en el lugar definitivo donde quedará.

La caléndula florece desde principios de verano hasta final del otoño o principio del invierno.

La germinación de sus semillas se produce aproximadamente a los 10 días de haber sido sembrada.

caléndula para nuestro huerto y jardín

Propiedades de la caléndula

La caléndula puede considerarse una hierba aromática o medicinal ya que tiene un interesante uso culinario además de la belleza y alegría que proporcionan sus flores.

El color amarillo intenso de sus pétalos puede utilizarse en reemplazo del azafrán o del colorante alimentario, para otorgar colorido al arroz, sopas o postres.

Además es bueno saber que los colorantes alimentarios que se venden en el mercado poseen entre sus ingredientes E-102 (tartracina) por lo tanto, no son naturales ni saludables. Razón de más para utilizar los pétalos de la flor de la caléndula como colorante alimentario natural.

Entre sus propiedades medicinales es apreciada por ser antiinflamatoria, antiséptica, cicatrizante, calmante, fungicida  y antibiótica aunque está contraindicado su uso durante el embarazo y la lactancia.

Además, se recomienda para problemas digestivos, úlceras, dermatitis, acné, picaduras, quemaduras y heridas.

Tipo de usos

Se preparan infusiones, cremas y ungüentos para uso externo.

Para realizar infusiones o cremas, pondremos a secar en un lugar seco, al sol directo, los pétalos de la flor durante una semana a diez días. Una vez que estén secos los guardaremos en un recipiente hermético protegiéndolos de la humedad. Las cremas o ungüentos podemos hacerlos mezclando los pétalos triturados con vaselina y cocerlos a baño maría durante una hora.

También es una planta beneficiosa para el huerto pues mejora la estructura del suelo, repele los insectos dañinos y en cambio atrae a los melíferos que ayudan a la polinización.


Si te ha gustado este artículo,
te invito a seguir los artículos del blog suscribiéndote a la Newsletter.
Participa en las redes sociales de Portal Jardín:
Facebook  Twitter  Google+  Pinterest  Instagram  YouTube
También puedes ayudarme compartiendo este artículo. ¡Gracias!

Te puede interesar

Un comentario en “Caléndula: protagonista de la cocina, la salud y el huerto.

  1. Maravillosa planta donde las haya.
    Para los ungüentos yo prefiero utilizar aceites vegetales y cera de abeja para dar consistencia que aunque bien es cierto que la textura no es la misma así evitamos derivados del petróleo.

Escribir un comentario