Estás aquí:
Las emociones también se cultivan en el huerto Huerto 

Las emociones también se cultivan en el huerto

¿Es normal que me de pena arrancar una planta?  ¿Existen las emociones en el huerto? La tristeza me invade mientras arranco mis plantas para dar espacio a las nuevas que vendrán.

En un huerto se arranca lo que ya no produce y, en ese mismo lugar, se siembra o se planta lo de la siguiente temporada y así sucesivamente.

En cambio en el jardín la mayoría de las plantas, excepto las de temporada, llevan una vida más relajada, sin que las estaciones le marquen el final de su existencia.

emociones en el huerto
Las plantas de maíz con toda su vitalidad y esplendor.

Cultivando emociones en el huerto

Estas reflexiones bullían y se cocinaban en mi cabeza mientras trabajaba en el huerto ayer por la tarde.

Después de estar unos cuatro meses adornando mi huerto, y sin exagerar, ya que estas plantas formaban un biombo en el surco que no permitía ver más allá de ellas, me toca arrancar las plantas de maíz, quebrándolas y cortándolas.

emociones en el huerto
La planta de maíz exhibiendo orgullosa su mazorca.

Cada planta de maíz da cuatro marzorcas aunque sólo dos de ellas son aprovechables.

¿Alguien sabe si las plantas sufren? Racionalmente sé que no o al menos sé que no de la manera que puede sufrir un animal.

Las plantas de maíz arrancadas las deposito en un contenedor para hacer compostaje.

Pues hoy señores me ha tocado arrancar unas veinte plantas de maíz, todas ellas verdes, sanas y vivas. Ya me habían dado lo mejor de sí, sus frutos, sus mazorcas, algunas perfectas y otras con estrés hídrico debido a mi falta de experiencia en sus cuidados.

Arrancar las plantas del huerto

Recuerdo la primera vez que me tocó arrancar unas preciosas y saludables lechugas y sólo contaba con la experiencia de que en jardinería sólo arrancaba las plantas marchitas, enfermas o muertas, … y entonces, ¿por qué o cómo voy a arrancar una lechuga que está fresca, sana y llena de vida?

También me cuesta arrancar a las crucíferas (coliflor, brócoli, coles de Bruselas, romanescu, berza). Estas son plantas muy resistentes y que sobreviven varios días después de ser arrancadas. Su fortaleza y ganas de vivir hace que me duela más arrancarle primero su fruto y luego toda la planta.

Sé que no estoy sola con estas emociones en el huerto.  Recuerdo que el año pasado algún hortelano que conozco se planteaba cómo poder aprovechar las hojas de estas plantas siendo que el fruto es sólo una pequeña parte de la planta en su totalidad.

La forma más sencilla de hacer las tiernas mazorcas es ponerlas a hervir en agua durante unos 15 minutos.

Este artículo es un agradecimiento a todas las plantas que me dieron sus flores y frutos, por deleitarme la vista, regalarme su perfume y alimentarme. ¡Gracias!


Si te ha gustado este artículo,
te invito a seguir los artículos del blog suscribiéndote a la Newsletter.
Participa en las redes sociales de Portal Jardín:
Facebook  Twitter  Google+  Pinterest  Instagram  YouTube
También puedes ayudarme compartiendo este artículo. ¡Gracias!

Te puede interesar

Escribir un comentario