Estás aquí:
El jardín en mayo: Un festival de flores. Jardín mes a mes 

El jardín en mayo: Un festival de flores.

Mayo es un mes en el que tenemos mucho trabajo por hacer. La vegetación crece a buen ritmo por lo que tenemos que mantener a raya a las malas hierbas, quitándolas antes de que enraicen demasiado.
 Dianthus es una de las plantas con flores que podemos plantar en este mes.
El césped requiere cortes con mayor frecuencia y debemos regarlo más a menudo. En el caso de tener implantado un sistema de riego debemos reprogramarlo para que riegue con mayor frecuencia.
Si aún no lo hemos hecho, estamos a tiempo de plantar flores anuales, ya que es en este momento cuando casi todo lo que plantemos crecerá y florecerá con vigor … ¿será porque es primavera?

Aunque, por otro lado, también debemos estar atentos a las plagas que atentan contra la salud de nuestro jardín, siendo ahora el momento de prevenir daños y enfermedades como así también aprovechar para fortificar las defensas naturales de nuestras plantas. Para ello nada mejor como una buena infusión de ortigas. También se puede aplicar azufre (15 gr. x 10 L de agua) para el oídio y para los pulgones, pelitre natural y jabón sólo en las partes dañadas.

 Purín de ortiga para combatir las plagas en nuestro jardín.

 

Los arbustos que hayan perdido las flores pueden podarse.

Es conveniente abonar los rosales que están en plena floración.

 Los rosales de nuestro jardín se llenan de flores y pimpollos en este mes de mayo.

 

Es un buen mes, antes de que lleguen los calores excesivos, para cubrir la tierra de cortezas, paja, hojarasca, turba, etc., ya que la protegerán del sol abrasador ayudándole a mantener la humedad a la vez que dificultará el crecimiento de las malas hierbas.
También es el momento de transplantar, en su lugar definitivo, azaleas, rododrendos, tagetes, petunias, ageratum, impatiens, salvia, iris, lilas, etc., si queremos reorganizar nuestro jardín.

 

Los tagetes y las caléndulas son plantas poco exigentes
y nos valen tanto para nuestro jardín como para nuestro huerto.
No debemos olvidarnos de quedarnos con algunas semillas para sembrarlas al año siguiente.

 

 Los árboles frutales corren riesgo de ser atacados por pulgones, oídio, tizón, mosca de las cerezas, etc. Para ello hay remedios naturales a base de ajo, consuelda, ruda, helecho, hiedra, saúco, ruibarbo, ajenjo, cola de caballo, ortiga, rumex, y otras tantas hierbas que así como atacan estas enfermedades no dañan la tierra ni tampoco a los enemigos naturales de estos parásitos e insectos. No es aconsejable utilizar insecticidas de amplio espectro de acción ya que perjudicaría a insectos benéficos como las mariquitas, crisopas, avispas, abejas, etc.


Los jacintos y demás bulbos los arrancaremos cuando se sequen.
Debemos arrancar los bulbos que ya no tengan flores y sus hojas estén completamente secas para transplantarlos en tierra fertilizada para que se regeneren. Más adelante se guardarán, para la próxima temporada, en un lugar fresco, seco y bien aireado.
En este mes podemos reproducir las plantas acuáticas por división de plantas o de rizomas.
Y ya no nos queda más que sentarnos debajo de un cerezo o un ciruelo en flor a contemplar la gama de verdes y demás colores que nos ofrece nuestro jardín.Y, en el caso de que no tengamos esa fortuna, siempre habrá parques públicos en los que podremos gozar del aroma de las rosas que están en su mejor momento de floración.
Si te ha gustado este artículo,
te invito a seguir los artículos del blog suscribiéndote a la Newsletter.
Participa en las redes sociales de Portal Jardín:
Facebook  Twitter  Google+  Pinterest  Instagram  YouTube
También puedes ayudarme compartiendo este artículo. ¡Gracias!

Te puede interesar

Escribir un comentario